martes, 20 de marzo de 2012

MOEBIUS

En la web zonanegativa han realizado un experimento a modo de homenaje póstumo a uno de los grandes maestros de la historieta de todos los tiempos: JeanGiraud/Moebius. La idea era unir a varios autores de cómic, profesionales de este medio y pedirles que contestaran a dos preguntas relacionadas con él, dos simples preguntas:

1. ¿Cuáles son tus primeros recuerdos relacionados con la obra de Moebius? y 2. ¿Cómo influyó su trabajo en tu propio estilo, o incluso en tu comprensión del medio?

Y bueno, no contaron conmigo, como es lógico. Hace nada publiqué mi primer álbum nacional y aunque he realizado algún que otro trabajo para otros países, a mis 44 años sigo siendo un dibujante novel. Es decir, que salvo en mi casa y la de mis amigos no soy un autor "conocido".
Aun así; si me lo permiten, y si no me da igual... quisiera responder a estas dos preguntas, ya que he querido hacerle un homenaje, un dibujo, una pequeña ilustración en la que volcar toda esa gratitud y pesar que siento... y no he podido, no me sale.

1. Tenía 15 años aproximadamente, había decidido dejar el dibujo, mis padres habían pensado que debía estudiar algo de provecho, algo como director de Hotel o contable, o lo que fuera... pero dibujante no podía ser, y yo ya estaba cansado de llevarles la contraria... a lo mejor tenían razón, pensaba.
El internado al que fui, era un horror y tuve que memorizar rápidamente sus leyes para poder pasar desapercibido, cosa esta que me costó bastante el primer año. Recuerdo que solo nos dejaban salir una hora a la calle, por la tarde, después de clase. Una de esas tardes, encontré en la calle, al lado de un contenedor de basura, una bolsa con libros. Al acercarme descubrí que dentro además habían revistas de todo tipo y cómic. Miré a mi alrededor por si alguien miraba y de un salto cogí la bolsa. Estaba todo en buen estado, daba la sensación que alguien lo había tirado sin
apenas tocarlo o simplemente era muy cuidadoso, y después de leerlo lo había depositado suavemente al lado de la basura por si otra persona pudiera estar interesada.
Dentro de la bolsa estaba ARZAK.... y eso lo cambió todo. No solo descubrí un mundo nuevo, un lugar fantástico donde perderse y protegerme, sino también a un maestro de la composición, del detalle y la narración.

2. Al principio todo lo que dibujaba, a partir de ese momento, tenía mucho de Moebius, era el único álbum que tenÍa en mi poder y di buena cuenta de él. Copié sus tramas, sus espacios y a sus personajes. En realidad, su trabajo y ese mundo onírico fue lo que me empujó de nuevo a perseguir, con más rabia, esa profesión a la que siempre quise dedicarme: dibujante de cómic.

Por esto, nada más y nada menos le estaré siempre agradecido.
Muchísimas gracias Maestro.

2 comentarios:

  1. Gran homenaje, Alberto. Y muy bonito. Y sigue sin dejar de sorprenderme la cantidad de anecdotas que tienes de esos tus años de internado.
    Grande Moebius, Grande Gir, Grande Jean Giraud y Grande Alberto.

    Un abrazo.

    Patricio.

    ResponderEliminar